sábado, 11 de octubre de 2008

Mercados y Supermercados

Yo no se de donde ha salido eso de que hay que celebrar la apertura de supermercados como signo inequívoco de progreso. Pero para los medios esto parecería ser una verdad transparente.



Los supermercados en general emergen en ciudades que han alcanzado cierto nivel demográfico y de ingresos para que estos sean viables. En el Cusco aun no se tiene claro ese escenario como si esta pasando en Trujillo y otras ciudades norteñas. Aunque ya hace un buen tiempo se tiene la cadena Mega y hay indicios claros de ingreso de otras cadenas. (Incluido el insistente rumor de la venta de terrenos del Seminario San Antonio Abad en la Av de la Cultura por nuestro querido arzobispo).

Los pro de los supermercados serian la limpieza, el orden, la seguridad, la comodidad para los compradores. Significan también formas en que ciertos productores secularmente relegados podrían alcanzar mercados de escalas. Pienso por ejemplo en la comercialización de carne de cuy, de papas nativas, de maca que se ha venido incrementando precisamente a través de supermercados. Aunque lo mas seguro es que el mercado de escala estos productos no sean los supermercados sino la exportacion, pero eso es otro rollo.

Pero, corriendo el riesgo de ser acusado de amante de lo pintoresco y enemigo del progreso, la verdad es que no me parece que los supermercados sean algo que haya que celebrar.

En primer lugar me parece que la apertura de un supermercado significa la quiebra de los negocios de un montón de familias que tiene pequeñas tiendas, bodegas, un puesto en un mercado de abastos o similares. Esto es, me parece que disminuyen los puestos de trabajo. Un ejemplo escandaloso de esto es el cierre del Mercado de Barranco, dizque porque estaba inhabitable, y la posterior venta a Metro de su magnifico local de principios del s XX que debería ser considerado un monumento histórico y seguir funcionando como antes.

" el ex alcalde Del Pomar [...] engañó a los usuarios comerciantes del antigüo mercado de Barranco para desalojarlos a fin de vender el lugar a Tiendas Metro para un supermarket que hoy funciona ahí. No contento, los comerciantes abrieron en un inmueble contiguo una suerte de galerías comerciales, las mismas que extrañamente sufrieron un incendio y ahora coincidentemente son el estacionamiento de las Tiendas Metro."

Para otros casos que guardan aires de familia ver aquí y aquí. Foto tomada de aqui.

En segundo lugar, la lógica de un supermercado es comprar en gran escala productos estandarizados. Esta lógica tiene consecuencias negativas en la diversidad y la calidad de la producción agropecuaria. Este proceso ha tenido grandes impactos en la agricultura norteamericana y los viene teniendo en la perdida de diversidad en la agricultura europea.

El ejemplo por excelencia de lo que puede ser una cadena de supermercados es Walmart. Walmart es la cadena más grande de supermercados en EEUU y el mas grande empleador de ese país. Lo que se vende en Walmart se ve muy bien, es muy bonito, tiene el mismo tamaño… pero todas estas frutas y verduras hermosas son absolutamente insípidas, horribles. No es solo el problema del sabor sino también el que uno no sabe que tipo de químicos habrán intervenido para lograr esa producción tan bonita y tan desabrida. Hay en este tipo de producción a gran escala, que terminan vendiendose en lugares como Walmart venden, antecedentes claros de problemas de corrupción en la asignación de permisos sanitarios a productos alimenticios que no son realmente saludables.

Walmart además es conocido por un trato alucinantemente malo a sus trabajadores quienes son aquellas personas que no tienen ninguna otra opción que aceptar sus condiciones de trabajo.

Sobre estos puntos y otros mas se puede ver aquí y aquí.

En el Perú no se han llegado a esos extremos pero esa es la lógica a la que apuntan estos establecimientos para poder seguir creciendo.

Ademas habría que agregar que, a diferencia de Walmart, los supermercados en el Perú venden sus productos a precios mas caros que los que se encuentran en los mercados, cosa que llamaría la atención a cualquier estadounidense que se de una vuelta por ellos.

Esta es pues una apologia a los mercados de siempre. A mercados como el Central o el de Vinocanchon. Allí la diversidad es mayor, la oferta variada, se puede escoger entre diversos productores. Se pueden conseguir productos realmente frescos. Creo que un mercado produce más puestos de trabajo que un supermercado. Además, un mercado es un mundo cultural rico en si mismo que tiene un valor mas allá de lo económico. Si alguien duda de lo increibles que son los mercados denle una mirada a esta pagina, donde, entre muchos otros, el Mercado Central del Cusco se ubica entre los "mejores mercados de comida en el mundo"!

En ella se afirma que "Los mercados son museos de la gastronomía que muestran lo mejor de la cultura culinaria local en una manera en la que los supermercados y los fast food nunca podrían capturar. Ellos no requieren pagar entrada y bullen con los quehaceres de la vida cotidiana. Ellos ofrecen la mejor manera de sumergirse y probar, en sentido literal y figurativo, otras culturas". En suma, los mercados son otro atractivo turístico que hay que saber potenciar.
No estoy diciendo que los mercados que tenemos sean lo máximo. Se puede mejorarlos muchísimo y no siempre sus productos son los mejores. (Siempre al comprar zanahoria, por ejemplo, hay que preguntar de donde viene… y si es que es de algún lugar cercano al río Huatanay seria mejor no comprarlas). Pero no se los podrá mejorar si es que no hay una mínima voluntad política de hacerlo y previa a esta una mínima actitud de empatia hacia ellos. Ambas parecen estar ausentes en los discursos y practicas dominantes actualmente.
En general, a lo que voy es que la idea que los supermercados son esencialmente mejores a los mercados es parte de ideologías mas amplias que han logrado establecer como verdad que el enriquecimiento de algunas pocas empresas significa en el mediano plazo el progreso para todos. Como la crisis mundial actual demuestra, esa es una falacia.

PD: En general esta es la idea de geniales frases como "La modernidad no solo llega a la Ciudad Imperial de la mano de las cadenas internacionales como McDonalds" publicado en el muy respetable Peru21!!! Por Sanguchito!!! ¿Que deberíamos entender por modernidad si es que McDonalds es un signo de ella???

Aquí, gente que le ha puesto mas punche a este asunto.

ACTUALIZACION:

Darle mirada a los posts y comentarios tan variados sobre el Mercado de San Pedro, cuando Valencia queria remodelarlo unos meses antes de las elecciones municipales del 2006. Click aquí.

Y aquí esta reflejada la visión del alcalde de entonces sobre el mercado.

1 comentario:

Derik dijo...

Comparto la idea de que la "modernización" de los supermercados no es el ideal, pues se trata de una arrolladora destrucción de la diversidad. Me ha venido al recuerdo el Mercado Central o el de Wanchaq (donde incluso le hice una foto a mi hijo)y encuentras muchas cosas, variadas, distintas. Y también me viene al recuerdo un artículo de Javier Iguiñiz sobre la potencialidad de la economía andina en lo diverso, justamente. Ahora bien, de todas maneras, creo que es necesario, si los mercados "tradicionales" quieren tener futuro, que mejoren sus servicios. Y en algunos mercados de Lima, eso se está viendo.

Así, podremos seguir degustando un rico caldo de cabeza de cordero o una gelatina de patas, entre otros potajes.