viernes, 6 de marzo de 2009

Responsabilidad Social y Turismo

Acabo de llegar a casa luego de escuchar por varias horas distintas charlas sobre turismo en un evento organizado por la Universidad Andina. La última charla, que esperaba con interés, titulaba "Turismo, responsabilidad e inclusión social en el Cusco" a cargo del Gerente General del Hotel Monasterio.
El gerente del Monasterio - que nos informó que se trata del mejor hotel cinco estrellas de latinoamérica por cinco años consecutivos - nos habló de varios ejemplos de responsabilidad social de empresas turísticas en el Cusco, y entre ellas obviamente habló de lo que hacen desde el Hotel Monasterio, y también el Hotel Santuary Lodge (el hotel que está al costado de Machupicchu) y PeruRail (que, si pues, es un monopólio). Como todos saben estas tres empresas son de Orient Express (que no es una corporación chilena - como usualmente se afirma por estos lares - sino británica).
Pues bien. ¿Qué hace Orient Express en el Cusco como parte de su responsabilidad social? Aquí un pequeño resumen:
  • Compra papas directamente a la comunidad de Wama y les paga 1.9 soles por kilo en lugar de los 0.30 que les pagaría un intermediario. Además invita de 10 en 10 a comuneros de Wama para que vayan a la cocina del Monasterio para aprender a cocinar más cosas con sus papas para que no solo coman papa hervida todos los dias. (Si eso fue lo que dijo.)
  • Compra truchas directamente a una piscigranja de una comunidad.
  • Permite que las señoras tejedoras de una comunidad de Chinchero venda sus textiles en la entrada de la capilla, y - ojo - no les cobra nada por eso.
  • Ha contratado a un grupo de músicos y danzantes de Poroy para que bailen cuando los clientes del Hiram Bingham estén entrando al tren.
  • Capacita en horticultura orgánica a pobladores cercanos a Machupicchu.
  • Compra papeles reciclados a una microempresa de dos chicas que tuvieron la iniciativa de pedirles el papel que se usa en el Santuary Lodge y que producen papel reciclado.
  • En La Raya el tren de turistas de Cusco a Puno - el Andean Explorer - se detiene un rato y los artesanos de la zona pueden ofrecer sus productos a los turistas.
Quizás me estoy olvidando algo, pero en esto se resume lo que Orient Express entiende por Responsabilidad Social en el Cusco. Esto es, Orient Express restringe su definición de Responsabilidad Social casi exclusivamente al trato con sus proveedores buscando beneficiar a sectores desfavorecidos a través de sus compras o incorporación de sus servicios a los productos que vende. Esto esta bien pero es una forma increiblemente estrecha de entender su Responsabilidad Social.
Pero veamos un par de definiciones:
La Responsabilidad Social es "la integración voluntaria, por parte de las empresas de las preocupaciones sociales y medioambientales en sus operaciones comerciales y en sus relaciones con sus interlocutores” (CCE, 2001:7).1
O, aquí hay otra definición un poco más amplia según la norma ISO 26000. La Responsabilidad Social es la...
...responsabilidad de una organización por los impactos de sus decisiones y actividades sobre la sociedad y el medio ambiente, a través de un comportamiento ético y transparente que:
- sea consistente con el desarrollo sostenible y el bienestar de la sociedad
- tome en cuenta las expectativas de las partes interesadas (stakeholders)
- esté en conformidad con la legislación vigente y congruente con las normas de conducta internacionales
- sea integrada en toda la organización y practicada en todas sus relaciones.
(el resaltado es mío)
Resulta claro para quien este familiarizado minimamente con la definicion de sostenibilidad que la simple compra de productos y servicios no es sostenible sino dependiente (esto es, el momento en que dejen de comprar esos servicios y productos todo vuelve a cero). Al ser estas actividades dependientes de la buena voluntad de algunos funcionarios de Orient Express facilmente terminan siendo paternalistas.
Por otro lado, es obvio que los stakeholders no se restringen a los proveedores... hay una cuestión fáctica muy clara: Por ejemplo este es el caso de las comunidades que reiteradamente bloquean las vias del tren cuando hay protestas. Lo quiera aceptar Orient Express o no estas comunidades son stakeholders (por más ilegal que sean los bloqueos, una visión inteligente y de largo plazo de Orient Express debería tomar seriamente a estas comunidades como stakeholders. Pero las partes interesadas no se limitan a las comunidades que bloquean la via férrea. La sociedad regional en general es una parte interesada. ¿La sociedad regional? ¿Cómo así?
Pues bien, resulta que Orient Express no es cualquier empresa en el Cusco. Según el Director Regional de Turismo, el 2007 el turismo generó 420 millones de dólares. Solo PeruRail se llevó el 10% - esto es 42 millones de dólares (obviamente esta no es una utilidad neta). Contando con el Monasterio y el Sanctuary Lodge la cifra claramente fue más alta. Es obvio además que las utilidades generadas en esta región no se reinvierten en ella de modo que pudieran generar más puestos de trabajo y así tener un efecto en el que se beneficie más gente.
Frente a estas cifras, todas las compras de bienes y servicios que hace Orient Express a comunidades campesinas u otras comunidades tratando de beneficiar a sectores desfavorecidos es desde todo punto de vista un esfuerzo extremadamente mínimo. Asumamos por ejemplo que el Monasterio compra el total de la producción excedente de papas de Wama. Se tratará de unas 80 familias beneficiadas por un buen precio de la papa. Asumamos que son otras 100 que se benefician con la compra de truchas, las oportunidades de vender artesanias y los pagos por los servicios de música y danza. Digamos que son 200 familias que se benefician con estas actividades (cosa que dudo mucho). ¿Puede Orient Express, que se lleva digamos el 15% de lo que produce el turismo en el Cusco, estar orgullosa de una responsabilidad social que beneficia a 200 familias? ¿No es esta más bien una cifra vergonzante? ¿Es responsable socialmente una empresa que que se limita a tratar de beneficiar a unos pocos proveedores mientras percibe el 15% de los ingresos del turismo en medio de una sociedad regional marcada brutalmente por la pobreza y la exclusión?
Además quienes se benefician del turismo como lo hace Orient Express cargan sobre sus hombros una deuda social muy fuerte. Veamos: ¿Cómo es que Cusco es un destino turistico en primer lugar? Fundamentalmente ha llegado a serlo gracias a un recurso central: los sitios arqueológicos incas. Pues bien, quienes son los herederos culturales de los que hicieron estos sitios (y cuando hablo de los herederos de los que hicieron esos sitios no estoy pensando en la élite inca, sino en los miles de obreros anónimos que seguro no la pasaron muy bien construyendo esos templos, andenerias y palacios que tanto nos enorgullecen a los cusqueños).
Creo que resulta obvio que los herederos de quienes construyeron los sitios inca son los actuales pobladores culturalmente indígenas de la región. Y ¿quiénes son los más pobres, los que gozan de menores niveles de ciudadanía, los que tienen mayores tasas de desnutricion, y en general los que la pasan peor en la región? Resulta obvio tambien: los actuales pobladores culturalmente indígenas.
Entonces, ¿no resulta obvio que quienes más se benefician con el turismo tienen una responsabilidad sobretodo con las poblaciones empobrecidas y culturalmente indígenas de la región? A mi me parece que si.
¿Qué podría hacer Orient Express? Mojarse un poquito siquiera (porque con lo que hacen ahora no se mojan ni la plata de los pies). ¿Cómo se podria hacer? No hay que ser un genio para idear una forma. No se trata de filantropia. Para empezar, simplemente podrian ubicar unas cinco o diez comunidades campesinas que están tratando de insertarse en el mercado turistico a través del turismo vivencial o afines (y no me digan que no hay). Con el conocimiento y experiencia que tienen pueden capacitarlas en serio con un horizonte de varios años (unos 4 años por ejemplo) acompañando esto con algún esquema de credito (capacitación en todo el asunto turistico, desde las camas y comida, hasta la contabilidad y el marketing electrónico). De esta forma estas comunidades también podrían empezar a beneficiarse de verdad del turismo. Orient Express obviamente tiene la capacidad humana para hacerlo y tambien la financiera. Ya que por ejemplo estas empresas no pagan el IGV (pues sus servicios a extranjeros se consideran como exportaciones, lo que bajo el marco actual es completamente legal), Orient Express podria destinar digamos la tercera parte de lo que pagaría por IGV para estos fines).
Una vez que hagan algo asi creo que recién podrían empezar a hablar de Responsabilidad Social. Actualmente, están muy muy lejos de ser socialmente responsables y deberían tener vergüenza de utilizar ese término para referirse a su actual compromiso y su relación con la sociedad donde se han insertado. ¿Tendrán algún interés en hacer algo así? Ojalá me equivoque, pero me da la impresión que no tienen mucho interés en hacerlo. Uno, porque no estan obligados a eso, y dos, porque como muchísimas otras empresas, no parecen tener una verdadera vocación de responsabilidad social que afecte minimamente sus ganancias. En general, en muchísimos casos, la Responsabilidad Social se limita a ser un discurso, se restringe básicamente a presentaciones en powerpoint con fotos bonitas de algunas acciones terminan siendo simplemente pequenas migajas filantropicas y paternalistas.
Aquí inserto las tarifas del Monasterio para que se hagan una idea de qué estamos hablando. Precios por noche:

Room category

2009

Classic Room

US$ 528

Deluxe Room (Non-Oxygen Enriched)

US$ 594

Deluxe Room (Oxygen Enriched)

US$ 642

Junior Suite

US$ 672

Presidential Suite

US$ 1,536

Royal Suite

US$ 1,860

Oxygen Supplement

tbc


----
1 CCE (Comisión de Comunidades Europeas). 2001. Libro Verde. Fomentar un marco europeo para la responsabilidad social de las empresas. Bruselas: CCE.

Fotos de aquí, aquí, aquí, aquí y aquí.

ACTUALIZACION:

Aqui introduzco los fragmentos relevantes del mensaje que recibí del gerente del Monasterio a este post. Yo le había enviado un mensaje con un link a este post:

Te agradezco compartir tus impresiones, siempre es bueno tener opiniones y sobretodo nuevas ideas a desarrollar en este importante campo de responsabilidad social, y sobre la cual tendrá sosteniilidad no solo con el compromiso de las empresas y el estado en conjunto, si no hay compromiso de los “beneficiarios” de n programas sociales y estas personas solo les interesa el asistencialismo o paternalismo, no hay futuro. Donde hay que invertir masivamente: en educación.
Nosotros desde nuestra posición de Gerente podemos dar directivas que promuevan asociaciones que se comprometan, desde hace un año cuando llegamos a Monasterio buscamos q mas redes de producción sean capaces de proveernos productos a precios justos, y se ha avanzado algo, no lo suficiente.

A parte de las 100 o 200 familias q beneficiamos indirectamente, directamente tenemos contratados 1,000 trabajadores q laboran para Orient-Express en el Peru bajo condiciones laborales estables y con los beneficios sociales de ley que corresponden a una empresa que se compromete en inversion de calidad en el Peru.


ACTUALIZACION:

Ayer estuve conversando con dos amigos muy relacionados a la CARTUC y al Monasterio. Uno me explicó algo de lo cual no había reparado. En el fondo el IGV no lo deja de pagar la empresa turística (todas sus compras tienen que pagar el IGV). El IGV que el Estado deja de percibir es el que no paga el turista extranjero. En ese sentido quien deja de pagar es el turista y no la empresa. De modo que la empresa no se perjudica ni se beneficia con esta ausencia de pago del IGV de los turistas extranjeros. En el post yo asumo que es la empresa la que esta dejando de pagar, lo cual no es cierto.

Algo que olvidé mencionar para apuntalar más mis puntos de vista - y que también emergió en la conversación de ayer - es el asunto del turismo y la paz social. Es obvio que el turismo necesita paz social como un ingrediente indispensable para poder florecer. Cuanto menos paz social haya menos turistas serán los que se aventuren por tierras inciertas. Entonces al turismo le conviene, le interesa promover la paz social. De modo que contribuir activamente a la disminución de las grandes diferencias socioeconomicas presentes en la región y a la democratización de los beneficios del turismo es algo que toda empresa deberia estar interesada en hacer en salvaguarda de sus propios beneficios. Esto parece que no es entendido o siguiera considerado por muchísimos operadores.

La otra cosa - que emergió en conversación con otra amiga, ella onegera - es que esto de la Responsabilidad Social - de verdacita y no solo de powerpoint - es pues una gran estrategia de promoción de los propios operadores no solo frente a la comunidad local - lo cual me parece que es lo más importante - sino también frente a sus clientes. Quien no quisiera contratar los servicios de una empresa que se porta bien con la gente y contribuye a disminuir la vergonzosa pobreza presente donde uno mire en la región? Más aún si uno es un turista de primer mundo que potencialmente quisiera sentir de algún modo tranquilizada su conciencia frente al grotesco escenario global contemponáneo?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

guillermo,

estoy completamente de acuerdo con tus comentarios. en que beneficia el turismo a los sectores mas empobrecidos del cusco? creo que en nada. en el valle sagrado los campesinos siguen vendiendo sus tierras y luego de que se acabe el dinero por el que vendieron, que será de ellos?
si lucran con un patrimonio comun (la arquitectura inca y la cultura viva) , por que no "pagar" por eso?
por ejm hay mucha publicidad con fotos de niños, estos reciben algo a cambio?
son muchas aristas a tratar en un tema que se nos ha vendido como la panacea que soluciuonará los problemas del cusco

carlos olazábal

Derik dijo...

Muy interesante el post, Guillermo. Y de acuerdo en tus conclusiones. Es lamentable que la "resposnabilidad social" de estas empresas se restrinja a actuaciones que bien has definido como "paternalistas" y "filantrópicas"; es decir, la bondad del patrón, simplemente. Y si agregamos a ello las ventajas tributarias de que gozan estas empresas el asunto es francamente de horror, seguimos viendo cómo los inversionistas obtienen ganancias utilidades que, sin embargo, no tributan ni se reinvierten en el país.

Guillermo Salas Carreño dijo...

Gracias por los comentarios. Respecto a las exoneraciones tributarias hice una actualización respecto del IGV. Las empresas turísticas no están exentas del IGV, son los turistas extranjeros quienes están exentos de este impuesto. En el fondo, esta exoneración no beneficia a las empresas turísticas sino al turista. Esto no lo tenía claro cuando escribí el post.