miércoles, 7 de julio de 2010

Estos cusqueños irracionales!

En Cusco es obvio y ampliamente aceptado que la ciudad es lo que es actualmente debido al turismo. Esta opinión es expresada, con no poco desdén ciertamente reprensible, así: "Sin el turismo, el Cusco sería Abancay".  De modo que desde aquí resulta una experiencia extraña y surreal ver el videito y el textito de Hans Rothgiesser en el que, con un tono de autoridad intelectual economicista, descubre la pólvora.



¡La verdad, no nos habíamos enterado! El turismo es el motor económico del Cusco!? De verdad? Pucha, cómo no nos enteramos antes!? Que hay más turismo y que en los últimos diez años se ha desarrollado un turismo de élite que antes no había en el Cusco? Pucha, tampoco nos habíamos dado cuenta!
Una vez que Rothgiesser nos ha ilustrado respecto a esta verdad nos dice que hay unos sectores irracionales en el Cusco que se empeñan en hacer protestas y que tienen como fin supremo impedir que el turismo florezca en la antigua capital de los Incas. "Un sector de la población cusqueña está total y completamente empecinada en tratar de obstaculizar el desarrollo del turismo en esa ciudad o en esa zona". Osea, la misma cantaleta oscurantista del gobierno, representada en el célebre texto del filósofo Alan García,  El sindrome del perro del hortelano, y reiterada una vez más en una expresión alucinada de intolerancia y mentira:



Sobre este "spot" ver aquí

Osea... según Rothgiesser los cusqueños no debemos protestar por nada y san seacabó. Las protestas serían única y exclusivamente irracionales y los cusqueños seriamos tan tontos que no nos damos cuenta que al protestar unicamente nos perjudicamos. Pero, son las protestas irracionales y solamente quieren oponerse al turismo? La respuesta obvia es no. Veamos las últimas protestas en la región:

El paro por la exportación del gas. Este paro no solo fue de los cusquenos sino tambien de los irracionales protestones de todo el sur del pais. Fue por gusto? No. El mismo gobierno ha aceptado que va a renegociar el precio de exportación y ahora es obvio que el contrato de exportación no ha sido suscrito cuidando los intereses del pais sino los de las corporaciones involucradas.

Otra protesta importante en junio 2009 se debió al proyecto de hidroeléctrica de Salk'a Pukara en Canchis. La cosa ya estaba fea en octubre del 2008 y no se hizo nada. (Ver aquí como la protesta ya era una cosa mucho más compleja en junio del 2009). La gente que vive de la agricultura temia que este proyecto los dejara sin agua para irrigar sus campos. Irracional? No. Que hacer si ni el gobierno regional, ni el nacional, ni los inversionistas toman en serio a la gente que va a ser afectada, si no se les explica nada, si aun cuando se piden explicaciones estas no se dan? Que hacer si no se consulta? Yo haría lo mismo que ellos hicieron.

Otra protesta relativamente reciente fue por la llamada Ley Bruce en febrero de 2008. Aquí nos llovieron gratuitamente adjetivos racistas, intolerantes, y rabiosos desde Lima así como opiniones absolutamente ignorantes de la realidad cusqueña.(Aquí y aquí textos míos que inauguraron este blog). Acaso los cusqueños no tuvimos razón en protestar cuando ahora mismo vemos lo que hace la inversión privada, coludida con instancias estatales, destruyendo los bienes monumentales de todos nosotros. No es acaso una raya más del tigre lo que ha pasado con el muro de la calle Loreto gracias al Centro Comercial Yma Sumaq, el INC y la Municipalidad? Ver aquí también.

Es fácil acusar de irracionalidad cuando se desprecia a la gente. Es más fácil aún hacerlo cuando se ignoran las particularidades ideológicas-culturales de una región, cuando solo se conoce superficialmente al Cusco de los circuitos turísticos.  Lo peor de esto es que estas acusaciones esconden la responsabilidad que tienen nuestros gobernantes que dado el contexto que estamos viviendo hace años y luego de Bagua, deberían tener clarísimo que lo que hay que buscar es el dialogo, proporcionar información, escuchar a la gente, tratarlos efectivamente como ciudadanos. En su lugar el gobierno actúa como guardián de los intereses de las petroleras. Mucha responsabilidad tambien tienen los medios de comunicación de Lima que fácilmente, sin estar bien informados, derraman adjetivos y repiten un sonsonete rancio y conservador  - disfrazado de liberalismo - según el cual solo la inversión privada sin regulación y sin respeto a los derechos de los demás, salvará al Perú. Para muestra ver la actitud de Jaime de Althaus frente a la sensata posición de Güido Lombardi respecto a los sucesos de Bagua:



Parte 2 
Parte 3

Las protestas disminuirán cuando se consulte, cuando se converse, cuando se informe, cuando se trate a la gente con un mínimo de respeto. Sólo así se puede disminuir la desconfianza tan profunda que los ciudadanos peruanos en general tenemos de nuestras autoridades. El actual gobierno ha hecho y se empecina en seguir un camino absolutamente contraproducente que solo propicia y provoca más protestas y más intranquilidad social. Gente que repite el sonsonete de la irracionalidad de los que protestan y que las protestas sólo se deben a grupúsculos radicales que manipulan a la población como si esta estuviera compuesta de borregos no hacen sino ser cómplices en esta irresponsabilidad garrafal de este gobierno. Este era un gobierno que tenía todo en bandeja para hacer las reformas necesarias para caminar hacia una redistribución de los beneficios del crecimiento, para aliviar las fracturas económicas, sociales, culturales de nuestra sociedad y para, realmente, poder ver el futuro con algo más de optimismo. Lamentablemente este gobierno ha hecho, con una dedicación digna de mejor causa, todo lo contrario. Así que no me vengan con tonterías sobre la irracionalidad de los cusqueños o de los ciudadanos peruanos que protestan... fíjense en la irresponsabilidad mayúscula de nuestros gobernantes y en la complicidad de los que repiten los sonsonetes del perro del hortelano.

7 comentarios:

Observador dijo...

Protestar, si. Quemar casas, destruir, bloquear carreteras, asesinar, no.

Hans Rothgiesser dijo...

A lo mejor debas prestar un poco más de atención al texto y al video, amigo Guillermo. Yo en ningún momento sugiero u opino que no haya sentido detrás de las protestas que mencionas.

Protesten todo lo que quieran cuando haya un motivo razonable, como algunos de los que mencionas. Pero eso no da derecho a obstaculizar las opciones de desarrollo de personas ajenas a aquellas autoridades contra las cuales estás protestando.

Espero haberme explicado mejor.

Saludos!

Hans Rothgiesser

DarkClaw dijo...

no es necesario ser de Cuzco para darse cuenta, ni se de Lima para criticar las protestas. En Arequipa, donde vivo felizmente, las protestas son muchas veces por gusto, lo del gas fue ridículo, no hay ni gas por aquí, y solo sirvió para que las protestas terminen en mítines de plataforma con miras a las elecciones de fin de año, nunca fue el gas el corazón de la "protesta", sino el fin político.
Estas protestas hacen más daño que bien, pues recuperar confianza en los turistas es demasiado difícil.
Creo que eso no lo tienen claro los que protestan, que el daño no es solo los días perdidos de trabajo en turismo sino las secuelas de cancelaciones y trabajo extra para recuperar confianza en turistas para que visiten nuestras tierras.
¿no lo entienden?

Guillermo Salas Carreño dijo...

Hans,
Esas tres protestas que menciono son las protestas que han afectado al turismo en los ultimos a#os. Cual otra tienes en la memoria?

El otro problema está claramente ejemplificado por los bloqueos de carretera. Ciertamente estos afectan a gente que no quiere protestar. El problema de esto es que si en las zonas rurales, y particularmente los campesinos, no bloquean las carreteras... nadie les hace caso en sus reclamos. Que pueden hacer las poblaciones que son ninguneadas sistematicamente cuando recurren a los mecanismos supuestamente democraticos de nuestro ordenamiento legal? Por eso, aqui como en Francia, los agricultores bloquean carreteras. Es tan dificil entenderlo? Que harias tu en su caso?

Hans Rothgiesser dijo...

Guillermo,

en ningún momento estoy minimizando la frustración que puede sentir esos grupos, ni las razones para que protesten.

Pero ahí está el asunto, precisamente. Tenemos que plantear opciones para que existan medios de protesta que no perjudique a otros. ¡Recuerda que el fin no justifica los medios! Si creyésemos que los justifica, no habríamos aprendido nada en décadas de guerra interna y de medidas económicas que nos regresan a cero cada cinco años.

En ese sentido, el diálogo y el debate son básicos. Y en eso las nuevas tecnologías son un elemento que ciertamente pueden servir de mucho. Miranos a los dos, no más, aquí discutiendo este asunto sin tirarnos piedras. Eso creo que ya es positivo.

Claro que lo que queda pendiente es cómo solucionar los problemas que ocasionan las protestas. Pero uno por uno, pues. Si los metemos todos a una sola bolsa, jamás solucionaremos nada y la frustración seguirá.

Saludos,

Hans

Guillermo Salas Carreño dijo...

De acuerdo. Eso es lo que he dicho. Se necesita dialogo. Se necesita consulta. Se necesita tratar a la gente efectivamente como ciudadanos. Cuando se llega a protestas de gran magnitud? Cuando la gente siente que no se le escucha, cuando no se consulta, cuando el poder (politico, economico) actua con prepotencia e irresponsabilidad. Efectivamente, el fin no justifica los medios. Esto es precisamente lo que no parecen entender muchos inversionistas y los representantes del gobierno. El implementar negocios y tener ganacias (algo totalmente legitimo y que efectivamente da mas trabajo) no puede ser seguido pisoteando los derechos de los ciudadanos.
Las protestas que afectan a otras actividades sensibles que nada tienen que ver con el problema solo disminuiran cuando efectivamente se ataquen las causas. Lo patetico es ver que quienes son llamados a velar por los derechos de todos, quienes han sido elegidos para buscar esas soluciones, hacen justamente lo opuesto perpetuando un incentivo perverso en el cual solo se es escuchado cuando se bloquea una carretera.
Es increible la irresponsabilidad con que se está actuando desde el poder (político y económico). Yo estoy convencido que el patron de protestas no va a cambiar mucho si no hay un claro mensaje desde el ejecutivo en el cual se muestre que efectivamente los canales institucionales sirven a todos los ciudadanos por igual.

Derik dijo...

Hola, Guillermo, recién leo este tu post y la verdad que me parece de mucho interés.